domingo, 2 de septiembre de 2012

Ahora que la adolescencia es un septiembre lejano.


 Suspiras y agosto ha pasado. El sol resbala por la piel y se lleva consigo el salitre, el moreno, la calma de las noches de verano y el trasiego de los días que desdibujan las promesas que julio había puesto en agosto y que agosto pondrá en septiembre. Tú me miras y me pides que no me entristezca, que aún quedan vacaciones y tiempo que pasar en tu regazo; yo miro el reloj, los minutos de descuento han comenzado. El amor se queda tendido en esta playa, como entonces, como ahora, esperando a la voz que lo despierte de su letargo; y mientras la luz se esconde por poniente, refresca y la humedad cala entre los bañadores y los huesos. Se tiran las primeras cañas y suena la música del chiringuito, los cócteles en las mesas chocan, derraman sus gotas, brindan por lo que ha sido, se preguntan por lo que será. Tú me miras, yo no entiendo nada, septiembre llega por la esquina y esta vez no le tengo miedo, sino ganas. 

 -¿Quieres que hablemos?
 -No hay palabra que no esté dicha ya.

 Tú me miras y me besas; yo sonrío y callo. Sin darnos cuenta, septiembre ha llegado.
______________________
Suena: A lonely september, Plain White T's
Desde mi ventana: la luna llena, la Sierra al fondo y la mosquitera, otra vez.

3 comentarios:

  1. Y por primera vez en mucho tiempo, yo tiemblo de pensar en Septiembre.
    Me ha gustado, espero verte antes de navidad.
    Un beso muy grande!!

    ResponderEliminar
  2. Tengo la misma sensación. Aunque querría fervientemente que volviese el verano de nuevo a empezar. :(

    ResponderEliminar

Pasen y vean.