martes, 21 de marzo de 2017

¡Feliz Día de la Poesía!

¡Feliz Día de la Poesía para todos! Llego por los pelos, pero entre el tamaño del vídeo y mi torpeza natural, no he podido subirlo hasta ahora. Celebremos el día de la poesía desconfiando del poeta. 
Os comparto el maravilloso momento en el que Rodolfo Serrano y yo leímos juntos "También el poeta es digno de desconfianza" en la presentación de Mi propia ingravidez en Madrid.


Espero que lo disfrutéis, queridos ingrávidos. Podéis ver otros de mis vídeos en mi canal de Youtube y en la pestaña de Vídeos.  

sábado, 11 de marzo de 2017




Alguno de mis vecinos pone todos los sábados la misma canción y por mi ventana se mezclan los compases con las voces infantiles que reclaman a sus abuelos. Entonces me los imagino bailando, agarrados de la mano y vencidos en el cuerpo del otro; los pienso con movimientos suaves y quedos, con la mirada baja y el beso en la frente y los labios. Y luego la impertinencia infantil que rompe el momento, que le tira a ella de la falda o a él de la camisa; y supongo que ellos acogen esa tiranía con la sonrisa dulce y cansada de quien sabe que el próximo sábado seguirán debiéndose un baile.

jueves, 2 de marzo de 2017

"Te miré y me faltó clavarme la uñas, abrirme el pecho, retirarme la carne y que te encontraras allí, cobijado en mis entrañas. Te miré para que entendieras que no habría vértigo ni caída de la que estos huesos no fueran a salvarte."
Fragmento de mi texto "Precipicios". Léelo entero pinchando aquí.

jueves, 23 de febrero de 2017

Esa voz tan apagada.

Algo que no termino de parir, pero que quiero compartir con vosotros:

"-¿Por qué tienes esa voz tan apagada? ¿Estás cansada o te pasa algo? -preguntó al otro lado del teléfono.
-No, nada. Sólo quería ponerme triste. Estoy escribiendo y mis personajes están mal y yo, sin embargo...
-¿Tú?
-Yo soy feliz. Pero sigo necesitando ciertas dosis de tristeza para escribir y para vivir. Y no sé cuál de los dos verbos me preocupa más.
-Claro que lo sabes -guardó silencio-. Escribir.
-No seas injusto.
-No lo soy. Siempre esperas que en el último momento venga algo o alguien y te salve, te remedie de la vida; pero de tus personajes, de tus palabras... de eso no te va a librar nadie.
-Ya."

___________________________________________
Suena: el recuerdo de aquella llamada.
Desde mi ventana: entonces era medio día, hacía sol y éramos tan jóvenes que mentir por teléfono resultaba sencillo.

jueves, 9 de febrero de 2017

Amor en condicional

Y si fuéramos tan felices que no tuviéramos que dar explicaciones. Si la nuestra fuera esa felicidad de la gente corriente, la que levanta ampollas y murmullos en las vidas grises. Un lugar al que llamar hogar, el plato favorito sobre la mesa después de un día largo, pasear despacio y detenerse en los escaparates. Unos dedos ensortijando el pelo a la hora de dormir, un beso de buenas noches cuando los ojos no resisten más y tantos despertadores como sean necesarios para salir de la trinchera de las sábanas y los brazos. Un trabajo del que sentirse orgullosos, una cuenta conjunta, sobres a nombre de los dos que contengan algo más que facturas.
Y si fuéramos tan felices que no tuviéramos que dar explicaciones.
Y si fuéramos así de felices y nos volviéramos a encontrar.
Y si tú esbozaras la leve sonrisa del tiempo y la distancia, la corrección del amor lejano hecha curvatura; y si yo te mirase como si nunca hubieras dejado de ser el amor de mi vida y se me empañaran hasta las entrañas. Y si nuestras manos, culpables, se aferrasen a las que las sostuvieran y pasáramos sin más, como si nada. Como si de pronto necesitáramos explicarnos que esa felicidad era la felicidad que ansiábamos cuando estábamos juntos.
_________________________
Suena: City of Stars, Ryan Gosling (BSO La La Land).
Desde mi ventana: el té, la tarde y la conversación han ido cayendo letamente. Y qué preciosa está la Sierra con tanta nieve y con el cielo tan azul.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Te habría hecho una hoguera para que hasta mis sombras te danzasen.


"Te miré y entendí por qué los antiguos invocaban a los dioses, por qué les bailaban y por qué entregaban sus cuerpos a las danzas. Yo también te habría bailado, amor mío. Te habría invocado con este cuerpo, estos ojos, estas manos."