lunes, 27 de enero de 2014

¿Cómo sobrevivirán los rincones que nunca sabrán que existimos?

Este relato podrás encontrarlo en mi próximo libro: Mi propia ingravidez.

2 comentarios:

  1. Papón Papónidesenero 27, 2014 5:58 p. m.

    Pues yo creo que no sobrevivirán. Se nutren de tí, de mí, de todos y si no nos conocen, morirán de tristeza.

    ResponderEliminar
  2. no sé que pasará cuando todo eso pase. Cuando no haya nombres, quizá el todo se convertirá en uno. No habrá diferencias entre tú y yo y el que vive en Africa. Lo bueno será malo y al revés. Nunca sabremos si era él el que prometió algo o eras tú. Ya nada nos conmoverá, nos hundiremos. Que vida más triste!
    Prefiero prometer y no cumplir a morir en el vacío de la soledad mútua.

    ResponderEliminar

Pasen y vean.