domingo, 9 de marzo de 2014

Ese puñado de palabras mal dispuestas.

 Y las frases se quedan en suspenso, como si cada uno de nuestros silencios fueran los tres puntos de la intriga, del qué pasará, qué vendrá después del aire que dejan tras de sí nuestras palabras, la cadencia inacabada, el sonido que no es y, aún así, su vacío resuena, resuena su inexistencia hasta llenar el espacio, hasta rebotar en las paredes y golpearnos de lleno, en la sien, en la cabeza, en el pecho. Y luego seguir, seguir cada cual por su camino, como si nunca antes hubieran empezado ese puñado de palabras mal dispuestas que no pueden llamarse frases, que no constituyen una conversación, y, sin embargo, ahí están, ahí se van, ahí se mueren al despedirnos, al marchar con la incertidumbre de si volver la vista atrás.
 Puede que eso lo resolviera todo, darnos la vuelta y recoger las palabras que nunca perdimos, lanzárnoslas al rostro, hasta que escuezan y piquen los ojos. Y ya, entonces sí, sin intrigas, sin puntos suspensivos, sin una hermenéutica de la carencia, del abandono y la orfandad de las sílabas, nuestras frases habrán acabado y sólo restará el borrón, la precisión, la rotundidad, el enérgico estrellarse una única vez el bolígrafo contra el papel, ponerle punto y final a esta historia que, como nuestras frases, tiende, tiende, tiende y nunca alcanza, y su no llegar nos golpea en el pecho con cada tentativa de huir, de atravesar la piel con cada latido, y no más puntos, sólo uno, ya no suspensivos, ya no más, ya sólo el definitivo, el final.

 Fíjate. Tendremos que aprender a hablarnos sin andaderas que acaben con nuestras palabras para ser nosotros quienes acabemos en ellas.
_____________________________________
Suena: Skinny love, Birdy.
Desde mi ventana: noche de domingo, algunas luces al fondo.

2 comentarios:

  1. Papón Papónidesmarzo 10, 2014 3:29 p. m.

    Creo que, a veces, es muy difícil entenderte y, sin embargo, cuando me dejo llevar por tus palabras, tus cadencias, tus ausencias, cuando dejo de tratar de entenderte e intento sólo sentirte, entonces...ese puñado de palabras "aparentemente" mal dispuestas, se hacen luz para siempre en la obscuridad de mi entendimiento.

    ResponderEliminar
  2. En ocaso es las palabras se ordenan solas y poco a poco empiezan a cobrar sentido.....

    ResponderEliminar

Pasen y vean.